lunes, 22 de abril de 2019

¿Estrafalario?

El proyecto “¿Estrafalario?” fue un largo proceso en donde desde un primer momento decidí abordar un videodanza para la transposición de la carta borrador. La misma, posee un gran contenido sentimental, entonces lo corpóreo es clave para demostrar cómo nuestro cuerpo contiene las energías que desarrollamos frente a los desafíos que debemos afrontar. En una primera instancia quise trabajar con el shutter lento para enfatizar los movimientos, desdibujando a la persona tanto que ya no importaría demasiado quién se encuentra detrás de la danza sino las diversas facetas del movimiento y el no movimiento.







Todo esto sería para ahondar el tema del tiempo, tan presente en dicha carta borrador, ya que constantemente se juega con querer hacer presente algo que ya es pasado para quien migró. Sin embargo, comencé a sentir que esto, por algún motivo, no me terminaba de cerrar. Por eso decidí cambiar de estrategia y comenzar a experimentar con la técnica del “caleidoscopio”, más que nada para dar cuenta de la fragmentación, ya sea de la persona que escribe como también la del tiempo anacrónico en el que se inscribe la carta, algo así como romper los ciclos sentimentales y los ciclos temporales metafóricamente.





Entonces, para que esta idea cobre un mayor valor propuse en un principio un trasfondo en el videodanza para desarrollar el sueño que se narra en la carta, en la que Tony regresa y su madre le cocina empanadas, pero para dar cuenta de que todo es una fantasía decidí que las empanadas sean de canicas (un elemento que sobre todo hace hincapié en una infancia que su madre no logra superar). Pero tampoco estaba del todo convencida por el débil hilo que separaba la literalidad de la no literalidad.
A esta altura me hallé algo desorientada, entonces regresé otra vez a la carta, focalizándome en esta como borrador. En uno de mis primeros análisis, descubrí que las palabras, o más bien, los gritos contenidos en los papeles, no estaban ayudando a Tony a olvidar su pasado, más bien lo querían hacer presente en él, no se le preguntaba nada de su nuevo lugar, sus nuevas costumbres y vivencias. Si el borrador fuera enviado, no sería para olvidar. Y por otro lado, encontré la posibilidad de que la conservación del borrador hasta la actualidad podría estar dando cuenta de palabras que nunca fueron enviadas. Que esto sería una motivación para guardarlo. Entonces, decidí encarar la historia por el lado de dar cuenta de la relación entre madre e hijo, que se ve fracturada por la ausencia, el intento de desapego, y que finalmente la madre pueda soltar este lazo tan sensible, aceptando que su niño ya creció.

La pieza audiovisual se encarga en una primera instancia de establecer una relación madre-hijo que se encuentra fracturada. Podemos observar fotos y cuadros de animales intervenidos por el caleidoscopio que permite dividir el cuadro generando lejanía entre ambos. A su vez, se sobreimprime el borrador, dando cuenta de la intención de la mamá de querer hacer llegar estos gritos escritos al hijo.
La expresión corporal es utilizada para denotar sensaciones de dicha ausencia y va a ir actuando en camino hacia la oportunidad de poder ver la realidad, dejar atrás la consideración de que exista una oportunidad de que él regrese a sus brazos. Para esto se utilizan planos más bien distantes contrastándolos con planos más cerrados cuando se hace presente el protagonismo de las manos o la expresión en el rostro de la bailarina. A partir del montaje se crea la continuidad de la danza y se genera un gancho entre el comienzo y el final, en ambos presentes la carta, pero con la diferencia de que al final esta se ve arrugada puesto que quien escribe nota que si envía la carta, sólo va a haber trabas en el camino de superación, entonces no la envía. Los cuadros del principio y el final, fueron creaciones de bordado sobre madera de la madre que escribe y enfatizan también la idea, puesto que al comienzo el cuadro pertenece a un lazo sanguíneo que el caleidoscopio interrumpe, y al final sólo hay una mariposa que está lista para volar sola.





Las palabras de la voz en off fueron escritas para generar esta idea de acercamiento y lejanía a la vez, que está tan presente en el borrador. Por eso la mayoría de las frases utiliza una sintaxis que se contrapone:

Octubre en noviembre
Aquí y ayer
Ojalá esta carta llegue a tiempo
Estoy bien pero...
Allá y ahora
Mi niño grande
Estrafalario
Voy y vuelvo
Te abrazo lejos
Te vuelo cerca
Estrafalario
Reflejo real
Ausencia presente
Nudos desatados
Para ti, lejos de mí
¿Estrafalario?

El resto de la banda sonora se compone de sonidos que fomentan la idea de soledad, de caída y rotura del lazo, y sufre una transformación hacia el final a partir del coraje de desechar el borrador.
El título pertenece a la descripción que hace la madre del deseo que tiene de que el hijo regrese, en un sueño que narra en el borrador. Sin embargo, opté por transformarlo en una interrogación puesto que para mí nada tiene de extraño que sueñe con su vuelta si es lo que en el fondo más anhela. La tipografía fue buscada para acompañar el cierre del cortometraje en donde la mariposa metaforiza la idea del capullo que queda atrás y emprende su propio vuelo.


miércoles, 27 de marzo de 2019

La correspondencia

Revolviendo entre las cosas de mi abuela, en una caja de zapatos que contenía gran cantidad de dibujos de mis hermanas, míos y demás cosas, encontré esta carta borrador que le escribió a mi tío en el año 2006. Mi tío Tony en el año 1999 junto a su novia, luego de trabajar años para ahorrar y poder pagar los pasajes, se fueron a vivir a Italia. En ese momento, él estudiaba Ciencia Política, y mi abuela pensó que era a causa de una beca de la facultad. Desde ahí que ella lo extraña. 








“Alberti: 6 de noviembre de 2006

Querido Tony antes que nada te doy un abrazo y un beso muy grande por tu cumpleaños ojala esta carta llegue a tiempo. Te digo que estamos bien pero te extrañamos es rejodido estar tan lejos. El jueves pasado me soñe que habias venido ¡mira que sueño! y yo te decia me agarrastes de sorpresa y no hay nada como la gente para comer ¿cuando no? entonces sobre la pata yo te dije mira vamos a comprar fiambre y queso que a vos te gusta y el jueves que viene te espero con empanadas y asado; todo esto hera porque vos me comentabas que pensavas venir todos los jueves. Mira que joda! Bueno mas estrafalario no podia soñar. Tony a mi hace 1 mes me volvieron a operar de la boca dicen que me hicieron un injerto ahora tengo que esperar para ver que pasa, si el dolor sige o se mejora te digo que al dor. de Bs. As. amen todo su equipo los tengo medio locos porque los implantes estan bien pero el dolor me sige, que lo pario cuando termino con todo esto hago una fiesta (brindo con agua) Alberti esta pasable y hace unos dias abrieron una sucursal de anses asi el viejaje tenemos donde hir a reclamar sin tener que viajar a chivilcoy. Gaston el hijo de Cristina en estos dias es “papá” nuevamente la colorada espera un varon. Otra= dos por tres con la tía porota nos vamos al bingo chivilcoy la trafic nos cobra 8 pesos nos lleva y nos trae y nos reparte a cada cual a su casa y en el bingo nos regalan 12 $ en fichas, la tia porota algo gana y le encanta. Yo no gano un carajo igual mucho no pierdo (llevo 20 $ ja ja) pero nos reimos un rato y vemos algun espectaculo. El 23 de este mes viene la gorda Maria M Serra Lima. Bueno Tony querido muy feliz cumple. Saludos y besos de todos. Las nenas te adoran. Nos vemos veni pronto
Chau. Chau. -Mami-”



ANÁLISIS

La carta corresponde a un nivel discursivo particular, es una carta íntima. Parece ser un borrador escrito en hojas de papel manteca, un material débil y frágil pero que se conserva en su totalidad. Arriba a la izquierda un número encerrado indica el orden en el cual se compone la carta. La tipografía imprenta mayúscula es clara, no da lugar a confusión. Hay algunos errores de ortografía.
Al comienzo, se establece el tiempo y el espacio de la realización de la correspondencia: Alberti, 6 de noviembre de 2006 (con una particular tachadura en el mes, denotando que el emisor está algo desconcertado). Continúa con la introducción de quien será el destinatario de la misma: "Querido Tony". Y luego, indica el aparente motivo del escrito, el cumpleaños de Tony. Ahí mismo se hace referencia a la carta misma y al diálogo diferido que esta representa, ya que da cuenta de la posibilidad de que no llegue en el tiempo estimado. La sintaxis es muy particular, parece ser de una persona mayor, y hacia el final de la carta esto se confirma porque el emisor hace alusión a su vejez. Utiliza expresiones tales como "re jodido", "me soñé", "no hay nada como la gente", "sobre la pata" que conforman una manera muy característica de hablar. A su vez, el relato es sumamente descriptivo y muy expresivo, “Que lo parió, cuando termine con todo esto hago una fiesta (brindo con agua)”. En esta parte además, se evidencia que por momentos, parece como si el emisor intenta ser gracioso, ¿qué hay detrás de lo burdo del relato? ¿hay fidelidad a los sentimientos del emisor? ¿expresa realmente lo que siente entonces? Se enumeran novedades tratando de hacer al destinatario partícipe de lo que le sucede o que al menos esté al tanto de todo, generando así una estrategia de acercamiento; por ejemplo cuando narra los problemas de salud, o anuncia un embarazo. Se nota que los personajes que se nombran serán identificados con facilidad por el destinatario (“Gastón, el hijo de Cristina”, “la colorada”, “la tía Porota”, “las nenas”), son personas que conoce. Por otro lado, se da cuenta de una época, que se ve reflejada a partir de la economía del país en las anécdotas del bingo y la mención de una persona conocida que hoy ya no está, María Marta Serra Lima. Además, el emisor señala que no gana nunca en el bingo, ¿qué es lo que está perdiendo? El espacio está caracterizado como un lugar pequeño, ya que ni cuenta con una sucursal de Anses. Finaliza con una petición en el medio de la despedida "Vení pronto", y ahí mismo queda explícito el destinatario "Mami".

jueves, 14 de junio de 2018

Ensayo papel + Análisis






En el mundo abundan las reiteraciones de todo eso que abunda. Los días se repiten, se repiten las rutinas, los horarios en que nos levantamos, lo que hacemos antes y después de desayunar. Se repiten las comidas, los bondis o transportes que tomamos. En fin, todo gira en torno a lo que se repite. 
Es de noche en la gran ciudad, camino por las calles en el recorrido de regreso a casa. Se me ocurre mirar para arriba. Allí veo una gran cantidad de edificios y árboles que cubren casi todo el cielo. Lo poco que puedo observar del cielo se encuentra contaminado por el naranja de los focos de las calles. Noto que hay algo que falta, y son las estrellas. Las estrellas son astros que brillan con luz propia. En el cielo abundan las estrellas. Las estrellas se reiteran. Desde abajo se ven iguales o parecidas. Se reiteran noche a noche. Algunas de ellas, no las podemos ver, pero siempre forman parte del enorme e infinito cielo. Sin embargo, en la ciudad casi nunca las percibimos. 
El retorno a mi ciudad natal, ya no va a ser sólo un reencuentro con los míos o con el marcado paso de las estaciones reflejado en los árboles, va a ser el regreso de las estrellas al cielo. Va a ser la detención del tiempo en el momento en que su luz viaja tan rápido hasta impactar sobre mis ojos. Detención que me calma. Sentimiento de viaje hacia la distensión.


¿Estrafalario?

El proyecto “¿Estrafalario?” fue un largo proceso en donde desde un primer momento decidí abordar un videodanza para la transposición de la ...